Noticias

Movimiento Vinotinto denunció la desatención de epidemias en el país

Manuel Virgüez, director de la ONG hizo un llamado al Ministerio Público para que atienda los casos de los presos políticos que padecen enfermedades y deterioros en su estado de salud 28 de septiembre del 2017 - a las 22:40

Manuel Virgüez, director de la ONG Movimiento Vinotinto, denunció públicamente que el Estado venezolano ha mostrado desinterés en solventar la crisis de salud y elaborar planes epidemiológicos para frenar las epidemias que habían sido erradicadas en el siglo pasado, como el paludismo en el estado Bolívar y la difteria en otras regiones del país.



“En Bolívar es paludismo pero en otras regiones del país existen epidemias como la difteria, que no han tenido un tratamiento adecuado expedito por parte del Ejecutivo nacional. Los gobiernos son quienes incumplen y violan los derechos humanos, en este caso el gobierno incumple con la responsabilidad de atender a la ciudadanía que padece estas patologías crónicas”, manifestó Virgüez durante una rueda de prensa en el colegio de abogados de Bolívar.



El abogado, acompañado por el equipo del Movimiento Vinotinto capitulo Bolívar, alertó que el gobierno vulnera el derecho a la salud que está contemplado en el artículo 89 de la Constitución  y en los pactos internacionales suscritos por Venezuela.



Ante la situación el grupo de defensores de derechos humanos puso a disposición de la ciudadanía su plataforma para atender en materia jurídica a las víctimas de la enfermedad y desatención por parte de los organismos gubernamentales. “Hemos constatado que la situación del paludismo en este estado cada vez se agudiza más y nosotros como ONG nos ponemos a la orden haciendo uso de nuestros recursos jurídicos”, indicó Virgüez.



De la misma manera hizo un llamado al Ministerio Público a atender a los presos políticos que se encuentran en grave estado de salud y no han sido atendidos por especialistas. Tal es el caso de Gilber Caro, Carlos Graffe, Alfredo Ramos, el general Vivas y los estudiantes de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador que padecieron paludismo durante su estadía en la cárcel de El Dorado, quienes incluso eran inyectados con la misma jeringa para recibir el tratamiento, según denunciaron sus familiares.



“El gobierno está incumpliendo con el deber de garantizar la salud en Venezuela y de atender y proteger a las personas detenidas, sean presos políticos o no, es responsabilidad del Estado, cuando una persona se enceuntra privada de libertad, el garantizarle sus derechos a la salud, a la vida y hoy vemos que en el caso de la UPEL y de otros presos políticos el gobierno no lo está atendiendo”, sentenció Virgüez.